embarazo


Menstruación y tu Fertilidad

El ciclo menstrual en detalle
Conoce tu reloj interno a través del moco cervical
Cuando hay embarazo
Sexo durante la menstruación

¿Cuantas palabras conoces para menstruación? Llegó la regla, el periodo, cantó el gallo, llegó Doña Juana… todas quieren decir lo mismo. Llegó ese día del mes tan detestado por tantas chicas cuando comienzas a sangrar. Pero en realidad la menstruación es señal de que tu cuerpo está listo para reproducirse y tener un bebé. ¿Pero, qué tiene que ver la menstruación con la fertilidad? Es una buena pregunta.

Las chica tienen un reloj interno de 28 a 30 días. Durante todo este ciclo el cuerpo de la chica se prepara para el embarazo. Todo comienza cuando el óvulo sale del ovario, pasa por las trompas de falopio y espera que llegue el espermatozoide. En este punto la mujer está fértil para embarazarse. Si el óvulo se fertiliza, se pega al endometrio y comienza a crecer un bebé. Si no está fertilizado sigue su rumbo hasta el útero, el endometrio se desprende, y sale por el cuerpo como menstruación. Al día siguiente, el ciclo vuelve a empezar.

La mayoría de los ciclos duran de 28-30 días. Hay muchachas que los ciclos son más largos o más cortos. Otras tienen ciclos irregulares, nunca saben cuando le va a llegar la menstruación. Algunas sienten mucho dolor cuando les llega la menstruación, otras no sienten dolor. Todo esto es normal.

El ciclo menstrual en detalle:

El ciclo de la fertilidad funciona como un reloj interno dentro de cada chica. Cada nuevo ciclo el cuerpo se prepara para concebir y alimentar un bebé. Si la chica no se embaraza durante el ciclo, el ciclo termina con la menstruación y vuelve a empezar al día siguiente. Este ciclo se repite desde la pubertad hasta la menopausia, generalmente pasado los 50 años.
Para que sepas bien como funciona tu reloj interno debes entender que tú no te puedes embarazar todos los días del mes. Hay días del mes cuando estás fértil y te puedes embarazar, y otros cuando no estás fértil y no te puedes embarazar.

  1. Empecemos por el principio. Tú estás fértil cuando estás ovulando. La ovulación comienza más o menos 15 días después que comienzas la menstruación. En la ovulación, el ovario suelta un óvulo o huevo maduro.
  2. Las trompas de falopio llevan el óvulo hasta el útero.
  3. Mientras tanto el útero se prepara para recibir al óvulo fertilizado y poder alimentar un bebé. Para ello, en el útero crece un tejido lleno de venitas donde se pegará el óvulo fertilizado. Además, producirás un moco cervical. El moco es una babita, parecida a la saliva que ayuda a los espermatozoides a nadar hasta el óvulo. Lo más seguro hayas visto esta babita, durante tu ovulación, en tus pantis o cuando te limpias. Entre más aguado esté el moco cervical, más fértil estás. Estos son los días donde tienes que ser súper cuidadosa al tener sexo.
  4. Cuando pasa el periodo de ovulación, el moco cervical se seca a la entrada el útero formando un tapón, esto sirve para que ni los espermatozoides ni bacterias entren al útero y proteger al posible óvulo fertilizado que viene en camino.
  5. Cuando el óvulo llega al útero y no está fertilizado por un espermatozoide el cuerpo se da cuenta que no hay embarazo. El tejido y el tapón del moco se desprende salen por la vagina en forma de sangre. Esto es lo que llamas menstruación. Al día siguiente el ciclo vuelve a empezar.

Conoce tu reloj interno a través del moco cervical

Muchas chicas les toma por sorpresa la menstruación. Otras saben que cada 28-30 días comenzarán su periodo. Pero pocas saben exactamente en que parte del ciclo está su cuerpo a todo momento. Es importante aprender a reconocer las etapas del ciclo para que puedas evitar los embarazos. Para identificar las etapas del ciclo de fertilidad comienzas con la menstruación. Esto te dejará saber que el ciclo está a punto de comenzar. Aproximadamente, 15 días más tarde tu cuerpo está ovulando. En este punto notarás, al limpiarte o en tus pantis, que por tu vagina sale una babita o moco cervical. Este moco lo verás por varios días. Se irá tornando de espeso a bien aguado a seco y pegajoso. Cuando está bien aguado y de color transparente indica que está en tu etapa más fértil. El día que está menos aguado y más blanco o amarillo sabrás que tu etapa fértil ha concluido. Poco a poco el moco se va poniendo más y más pegajoso y seco. Esto indica que ya tu ovulación pasó. Al cabo de aproximadamente 10 días tendrás tu menstruación.

Los ciclos varían un poco de chica a chica. Además, hay chicas que son irregulares y sus ciclos no duran 28-30 días.

Cuando hay embarazo

  • Como dijimos, tu cuerpo está más fértil durante la ovulación. Si tienes sexo sin protección durante estos días tienes una alta probabilidad de un embarazo.
  • Cuando tu novio eyacula el semen dentro o cerca de tu vagina, los espermatozoides, que están dentro del semen, nadan súper rápido hasta entrar en el útero. De ahí van derechitos a las trompas de falopio.
  • Allí está el óvulo esperando pacientemente la llegada de su enamorado. Aunque miles de espermatozoides llegan hasta el óvulo sólo uno es el elegido para entrar y fertilizar al óvulo.
  • El espermatozoide y el óvulo se unen y comienzan a dividirse en miles de células. Al mismo tiempo siguen su recorrido por las trompas de falopio hasta pegarse al tejido del útero donde permanece por 9 meses hasta que nace en un bebé.

    Sexo durante la menstruación
    OJO! Hay muchas muchachas que deciden tener sexo durante su menstruación para evitar embarazos. Esto tiene dos problemas:

    1. La menstruación no es una garantía de que no te vas a embarazar. Generalmente durante la menstruación las chicas no están ovalando y no hay riesgo de embarazo. Pero hay muchas chicas que no son regulares en sus ciclos menstruales y pueden estar ovulando durante su menstruación. En este caso sí pueden quedar embarazadas.
    2. Es común que las chicas tengan un sangrado leve o manchado durante su ovulación. Si confundes este manchado con tu menstruación y decides tener sexo sin protección no te sorprendas cuando te crezca la barriga en unos meses.
      Tu mejor protección contra el embarazo es la abstinencia. Si decides tener sexo, ten tu futuro en mente y usa siempre un método anticonceptivo confiable (como el condón).

 

Arriba

 

www.sexoinfo.org